Skip to main content

Por qué el arrendamiento es la mejor opción para construir tu nueva oficina

arrendamiento oficinas

Lectura de 2 min

Toda empresa en crecimiento se encontrará, en algún punto, ante la disyuntiva de construir unas nuevas oficinas, ampliar las existentes, renovarlas o quedarse en el mismo lugar.

Si bien, en una primer instancia parecería que la decisión lógica sería acompañar el crecimiento del valor de la compañía, con un crecimiento del espacio físico -por el aumento a las necesidades de personal y a espacios más productivos- hay muchas empresas que prefieren quedarse en donde están, lo cual, a la larga, puede ser el primer paso hacia la desaceleración de la compañía, su estancamiento o, en el peor de los casos, su desaparición.

 

Si es una decisión tan fácil de tomar, ¿por qué hay tantas empresas que optan por no crecer? Aunque la respuesta involucra muchos factores, sin duda uno de los detonantes de esta indecisión es el hecho de que construir o remodelar un espacio de trabajo implica una fuerte inversión de capital que muchos no están dispuestos a perder.

 

La renta del local, los materiales de construcción, el equipamiento y la tecnología son sólo algunos de los elementos que se tienen que cubrir económicamente para sacar a la nueva oficina a flote.

 

Pero este obstáculo es mucho más fácil de esquivar de lo que la mayoría piensa. Existen herramientas financieras que son sumamente útiles. Entre ellas destaca el esquema de arrendamiento puro, el cual tiene varios beneficios que facilitan la inversión.

 

Pagos fijos mensuales

Bajo un esquema tradicional de compra y equipamiento de un inmueble, la inversión inicial es un factor que implica un gasto fuerte para la empresa y que, según las capacidades económicas, determina si un espacio es viable o no. Bajo el esquema de arrendamiento puro esto es diferente, ya que no existe dicha inversión inicial.

En cambio, se establece un pago mensual fijo durante el periodo establecido en el contrato. Este monto no implica una gran inversión y ofrece certidumbre sobre los gastos de la empresa, ya que siempre es la misma cantidad.

 

Deducible de impuestos

Con la inversión inicial en el esquema tradicional de adquisición, vienen una serie de impuestos que pueden llegar a representar hasta el 30% de la compra. Por otro lado, el pago mensual fijado con una empresa arrendadora, es deducible de impuestos, lo que significa un menor gasto, y la posibilidad de concentrar las inversiones en otra fuente de valor.

 

Opción de compra

Uno de los principales temores de los empresarios hacia los esquemas de arrendamiento es que con éstos nunca pueden ser dueños del bien que están alquilando. Aunque existen empresas de arrendamiento que efectivamente funcionan de esta manera; en otras arrendadoras -como la de 360º-, al final del contrato se puede adquirir el bien por un valor residual. Así, la inversión mensual abona a largo plazo a la adquisición de la oficina como un bien propio.


 

En resumen, optar por mejorar los espacios de trabajo o no es una decisión fundamental para toda compañía, la cual detona el futuro de la misma y puede ser la base del éxito o fracaso. Pero es una decisión compleja y que necesita de herramientas financieras que faciliten la operación; por eso existe el arrendamiento puro, la mejor alternativa para renovar espacios de trabajo sin perder capital.


 

Texto adicional

Si estás interesado en un plan de arrendamiento, sigue el siguiente enlace, escríbenos y nosotros nos ponemos en contacto contigo

 

Contáctanos